OPINIÓN | LA GUERRA DE LAS FALACIAS, EPISODIO III: LA VENGANZA DEL “SÍTHDIC”

Si en anteriores episodios hablábamos del uso de los plenos como arena para disputar peleas ideológicas (y también personales) de sable láser, esta vez hablamos de una arena diferente. Nos gustaría decir que tiene lugar sobre aceras y asfalto, pero no estamos muy convencidos de que eso se pueda considerar como tal. Quizá el término “arena” no sea tan desacertado, al fin y al cabo…

Hace unas semanas tuvimos constancia de una recomendación del Síndic de Greuges relativa a una queja presentada por los vecinos de la Urbanización Paraíso I (zona Tamarit) por el estado de las aceras de las calles circundantes. Dicha recomendación instaba al Ayuntamiento a que “extreme sus esfuerzos para mejorar el estado actual de las aceras de las calles referidas”. Hasta aquí, todo correcto, un tirón de orejas más por desobedecer como quien desobedece una resolución del Senado Galáctico. El problema aquí está en uno de los argumentos que esgrimía el Ayuntamiento para justificar el estado de esas calles: “el Ayuntamiento ha expresado su predisposición a efectuar las reparaciones necesarias para mantener las aceras de las referidas calles en un adecuado estado de conservación. No obstante, respecto al momento en que se podrán realizar dichas obras de forma efectiva, el técnico municipal matiza que dependerá de las disponibilidades presupuestarias y de las prioridades de otras calles de la ciudad, especialmente, en el casco urbano”.

Aquí es donde queríamos llegar (y lo hemos hecho en menos de doce Pársecs). Para el gobierno actual, explícitamente, hay prioridad por el casco urbano. Esto no sorprende, no es más que la consumación escrita de una realidad evidente. Ya pudimos escuchar declaraciones de algunos concejales que aseguraban que poco más se podía hacer en Gran Alacant, por ejemplo. Esta actitud hacia Gran Alacant también es aplicable al resto de zonas que no son el centro urbano: Pueblo Levantino, Tamarit, Playa Lisa, Santa Pola del Este… La realidad es que desde siempre se ha priorizado el centro sobre el resto. El estado de las aceras a las que se refiere la resolución del Síndic no es un caso aislado. Si paseamos por las zonas periféricas antes referidas, podemos encontrar asfaltados muy deficientes, aceras destrozadas, parques descuidados, socavones y un sinfín de carencias que los vecinos se cansan de manifestar y que no sean reparadas adecuadamente.

Hemos dicho que “para el gobierno actual”, pero en realidad esta actitud ya viene de atrás. El estado de estas aceras, sin ir más lejos, viene de mucho atrás, de tiempos “PPretéritos”, pero es el actual equipo de gobierno el encargado de poner, por fin, una solución a ese trato desigual. Debemos terminar con esta clase de situaciones si no queremos acrecentar más todavía la desconexión de estas zonas, que son tan Santa Pola como el centro.

En la última semana hemos podido presenciar también la aparición, por causa de las lluvias, de un socavón en la Ronda Norte que ha mantenido la zona cerrada al tráfico durante, de momento, una semana. Teniendo en cuenta que la Ronda Norte era la principal alternativa que ofrecían los gurús de la humanización para el tráfico rodado, no entendemos que se demore tanto su reparación. A lo mejor es que se está preparando Santa Pola para los aerodeslizadores y las naves espaciales y se está empezando a prescindir del asfalto y las aceras en previsión de la llegada de estos ingenios aeronáuticos. Un consejo, si es el caso: dense prisa en cumplir nuestra moción del cableado aéreo, no queremos tener a Chewbacca gritando y lamentando que ha encallado el Halcón Milenario en los cables entre edificios tratando de aterrizar, molestaría a los vecinos del centro.

Eva Mora
Portavoz Grupo Municipal Ciudadanos Santa Pola

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

X